Una mujer de estilo profesional – She's – Mercedes Benz

Una mujer de estilo profesional

Día Internacional de la Mujer
8 marzo, 2018
Saber invertir en la vida
19 abril, 2018

Vengo de una familia donde la presencia de mis abuelos jugó un papel muy importante, tuve una niñez feliz y ellos estuvieron siempre presentes. Tengo una hermana y un hermano, nos llevamos muy bien y somos bastante unidos, nos encanta pasar tiempo juntos.

A los 4 años fui seleccionada para hacer mi primer anuncio, “Huevos de pascua de chocolate”, para una Semana Santa. Luego a los 12 años, inicié con mi preparación formal como modelo de pasarela y fotografía y a los 15 años inicié en publicidad de fotografía para revistas. Lo relacionado con la belleza es innato, siempre me ha atraído, pero me he propuesto aprenderlo de una manera profesional. Me interesa mucho porque creo que la belleza debe irradiarse, se lleva dentro, la seguridad y confidencia te hace ver más bonita. El maquillaje y el vestuario ayuda, pero nuestro cuidado debe de iniciar con nuestras costumbres y hábitos, por eso considero muy importante el aprender a cuidar nuestra piel y nuestro físico.

Soy egresada del colegio Alemán de Guatemala y estudié una licenciatura en Administración de Empresas, lo cual me dio las bases necesarias para poder iniciar mi propio negocio, lo que siempre había sido mi meta y mi sueño. Como lo relacionado a la belleza y cuidados de la piel me gusta de una manera especial, decidí estudiarlo profesionalmente, así que también estudié la carrera de Esteticismo en la universidad Galileo. Adicional, he ido al extranjero a tomar cursos específicos de temas que me interesan y que están de tendencia, siempre con el propósito de brindar servicios actualizados y aprender todo lo nuevo que se ofrece en lo que se refiere a cuidados de la piel, tratamientos y maquillaje.

Considero que las dificultades más grandes en el camino profesional son cuando, en determinado momento, no puedes cubrir todo lo que quisieras y debes tomar decisiones por orden de prioridad, algo que me parece triste. He tenido que desistir de algunos proyectos para dedicar más tiempo a otros, pero al final, te queda la alegría de dar un servicio de calidad y la satisfacción de una clientela contenta.

Para las lectoras, quisiera compartirles una lección de vida: trazarse una meta en base a tus intereses y capacidades, que sea ambiciosa pero realista. Día a día caminar en dirección de alcanzarla, a veces tenemos que llenarnos de paciencia ya que el camino no es tan corto. Pero al final, cuando llegas y has dado los pasos correctos, te llena de satisfacción y tranquilidad porque sabes que ese proyecto está iniciando sobre bases sólidas y no nos debe faltar nunca  mucha fe en Dios.

 

Por: Paulette Samayoa